lunes, 10 de enero de 2011

Respiración

- Su espíritu se revolvía dentro de su cárcel, chocando contra las paredes como un perro rabioso, y algunas veces hacía mella en su prisión.

-¿Quieres decir que se volvía loco?

- No, que va. Tan sólo se volvía, para el de dentro era suficiente con una embestida al mes para quedar saciado. Y el de fuera se conformaba con respirarse una vez cada poco.

- ¿Respirarse?

- Sí, respirarse. ¿No lo has echo nunca? Normalmente olemos bien, hay excepciones, como en todo, pero las excepciones duran poco, su olor les causa la muerte.

Toma aire de manera exagerada:

- A veces... cuando sudamos... canta un poco...

- No hablo de ese olor, hablo del olor de dentro, ese que respiramos hacia a fuera cuando nuestro espíritu pelea por salir y lo consigue.
"No podría describirte esa sensación, pues depende de cada uno y cada uno debe vivirla.
Para unos no consiste en nada, pues su espíritu está fuera todo el tiempo, pero pequeño, no creas que esos son los más fuertes, cuanto más tienes fuera, a mayor cantidad puede llegar el resto, esos que olían mal, son pocos, pero un uno por ciento de seis millones de personas es demasiado, ¿no?.
Para otros es muy fuerte, los que nunca dejan salir nada de lo que tienen dentro, pues les da miedo ser como los primeros, y hacen cualquier cosa; un cambio, teniendo en cuenta que un cambio sólo es el hecho que resulta del acto de cambiar, y puedes cambiarte desde de ropa hasta de vida; lloran hasta la saciedad, por el simple hecho de que sus acciones ya dijeron bastante por ellos y prefieren atrofiarse los ojos antes que los músculos; ríen, ríen sin parar, tanto que llegan a considerarlos locos y les dejan encerrados; los mas valientes, los de la sensación mas fuerte de todas, incluso llegan a pensar... "

- ¿Y cómo sucedía para él?

- ¿Él? Él cambiaba de corbata y se ponía calcetines de niño por debajo de los negros de su traje de ejecutivo.

- ¿Y tú? ¿Qué haces cuando te sucede?

- ¿Yo? Yo sólo enseño al resto a respirar.



Y respirar... Tan fuerte que se rompa el aire...

Para Verónica. Feliz Cumpleaños.